Transporte Aéreo: El silogismo de la lesión y los primeros auxilios aplicados, en la caracterización del accidente.

El caso en comentario que muy amablemente me han remitido para analizar, es un ejemplo de lo que a mi juicio constituye una innecesaria complejización de un tema, que desde el inicio plantea el resultado al que se puede arribar por una observación simple y llana de la problemática planteada.

En esencia, el caso trata de una persona que durante un transporte aéreo sufre una quemadura por haberse derramado el café caliente contenido en una cafetera por el accidental percance del carrito conducido por la auxiliar de vuelo.

El reclamo se basa, no en la quemadura accidental, sino en el tratamiento de emergencia aplicado para aliviar sus efectos, que a juicio del reclamante fue inadecuado y se erigió en la verdadera causa de las lesiones que lo afectaron.

Continuar leyendo «Transporte Aéreo: El silogismo de la lesión y los primeros auxilios aplicados, en la caracterización del accidente.»

El retraso en el transporte aéreo.

Resumen

La responsabilidad por daños producidos con motivo del retraso en el transporte aéreo de pasajeros, equipaje o carga se encuentra regulada tanto en la legislación aeronáutica nacional como en la internacional. En el presente trabajo se analiza su concepto, así como los esquemas jurídicos vigentes, los tiempos conforme a normativas, los tipos de atribución de responsabilidad, las causas más comunes, los límites de indemnización. Asimismo, se pone de relieve la importancia del carácter de exclusividad del Derecho Aeronáutico y se estudian dos casos de jurisprudencia argentina.

“Transporte Aéreo de personas con discapacidad y/o movilidad reducida. Anteproyecto normativo reglamentario para la República Argentina”.

Este artículo fue jurado por la Revista de la Universidad Nacional de México, bajo modalidad doble ciego, aprobado y publicado en forma original : https://www.revistas.unam.mx/index.php/rfdm/article/view/85406

Resumen

A los 25 años me casé y un año más tarde tuvimos nuestra primera hija, Eugenia, y a los seis meses le diagnosticaron “parálisis cerebral”. Vivimos con ella y sus otros 3 hermanos, con la complicación que la situación implicaba día a día pero felices, hasta 1996 cuando teniendo 16 años Eugenia fallece.

Cuando a uno le pasan estas cosas enseguida nos da mucha bronca, entendemos que Dios nos abandonó y nos preguntamos ¿por qué? y nadie nos da una respuesta valedera. 

Pasado el tiempo de aquellos fuertes sucesos familiares, uno madura y la pregunta que se hacía cambia, del ¿por qué?  al ¿para qué? buscándole un sentido a tamaña carga llevada. La respuesta la encontré diez años después cuando ya abogado de Aerolíneas Argentinas intenté y logré en infinidad de casos pese a la falta de reglamentación aeronáutica específica resolver que “la mayor cantidad de personas con discapacidad y movilidad reducida pudieran volar en condiciones de seguridad operacional”.

Advertí entonces la respuesta a mi pregunta ¿para qué? y me decidí al estudio de esta realidad novedosa, a empezar a escribir artículos[1] sobre el tema, y a dictar las primeras conferencias en la Universidad Nacional de Cuyo y de Buenos Aires, en el aspecto jurídico y de seguridad operacional convocando a  abogados, pilotos y médicos, muchos de Aerolíneas Argentinas, que me dio siempre todo su apoyo. Como director del área contenciosa de la empresa tomé personalmente todos los casos de conflictos con el transporte de personas enfermas, operadas, accidentadas y/o con distintas discapacidades que iban desde una persona cuadripléjica hasta los jugadores de deportes paraolímpicos que tenían innumerables trabas burocráticas para volar.


[1] La Ley 11.5.2011, SAIJ 7.6.2011, https://cedaeonline.com.ar/2021/07/07/transporte-aereo-de-personas-con

Algunas consideraciones sobre el avión presidencial.

Resumen

Por Gustavo Marón
Por Rómulo Chiesa

La polémica en torno al avión presidencial continúa, a juzgar por la permanencia del tema en la prensa y en las redes sociales. Sin embargo, el eje de atención ha cambiado.

Ya no se habla tanto de lo evidente (el innecesario sobrevuelo a baja altura realizado el 25 de mayo pasado por el Boeing 757-256 matrícula ARG-01 sobre el eje de pista del Aeroparque Jorge Newbery) sino de la autoridad competente para investigar el caso y, eventualmente, tomar algún tipo de medida disciplinaria (si es que correspondiera aplicar algún correctivo ejemplificante a los pilotos Juan Pablo Pinto y Leonardo Luis Barone).

El asunto ha dado lugar a dos investigaciones en curso, una de oficio a cargo de la Administración Nacional de Aviación Civil (anunciada el 27 de mayo de 2023) y otra a cargo de la Secretaría General de la Presidencia (anunciada el 2 de junio de 2023). Al parecer esta última fue exigida por la Procuraduría de Investigaciones Administrativas de la Procuración General de la Nación.

El asunto ha devenido tan serio como complejo, pues el avión presidencial parece estar en una suerte de limbo jurídico donde aparentemente vale todo y donde nadie se atreve a meterse por temor reverencial, por obsecuencia o simplemente por mutismo cómplice. Sin embargo, el tema no es un tabú y el avión presidencial tampoco está en un limbo.

Proyecto de Reglamento de pagos adelantados a víctimas, familiares y derechohabientes de accidentes de aviación para la República Argentina.

Por Carlos María Vassallo

Siendo el  20 de febrero el “Día internacional para la conmemoración de las víctimas de accidentes de aviación y de sus familias” creemos oportuno publicar el proyecto presentado en el año 2018 a la Administración Nacional de Aviación Civil de la República Argentina.  Este  hacía operativo el artículo 28 del Convenio de Montreal de 1999, que exige como recaudo de aplicación, una ley interna del país miembro. Este proyecto no tuvo tratamiento como tampoco ningún otro sobre el tema y por lo tanto en Argentina no es aplicable.

En conclusión, los familiares de las víctimas se encuentran desamparados en las negociaciones con las reaseguradoras de las compañías aéreas, aseguradas en un 100%, y en la premura de cubrir gastos comunes a tener que aceptar una indemnización  inadecuada.