Accidentes e incidentes de aviación y su investigación técnica

Por Rodolfo A. González-Lebrero

Abrir para leer artículo completo

Introducción desde la literatura clásica.

La inmortal pluma del poeta romano Publio Ovidio Nasón, conocido simplemente como Ovidio, nos ha dejado, en la trágica leyenda de Dédalo e Ícaro, los relatos del primer vuelo del ser humano, de la primera normativa sobre seguridad aeronáutica y del primer accidente de aviación.

En efecto, Dédalo y su hijo Ícaro habían sido encerrados por el rey Minos en el laberinto, por haber el primero enseñado a Ariadna, hija del rey, cómo Teseo podría hallar el camino para matar al Minotauro, lo que hizo, atravesándole su espada primero, y estrangulándole después.   Dédalo explicó a Ícaro que era difícil huir por tierra y por mar, pero que “el aire y el cielo están libres”, y para huir del laberinto,  fabricó unas alas para él y su hijo y las pegó con cera a los hombros de éste, y también a los suyos.  Poco después levantaron vuelo.

Éste fue el primer vuelo del hombre…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s