LA PUBLICIDAD AÉREA COMO AZOTE

La historia de la Aviación se ha escrito con una indiferencia casi absoluta hacia las fuentes de financiamiento de las aeronaves.  Los textos clásicos no destinan ni una sola frase a explicar de dónde salió el dinero necesario para sostener el esfuerzo de los pioneros y los precursores, al tiempo que las distintas historias oficiales, relatadas en bronce mucho tiempo después, tampoco   dedican ni un solo capítulo al tema de la sustentabilidad económica. 

Un lector de otro planeta que accediera a los textos técnicos e históricos con los que actualmente se forman nuestros profesionales llegaría a la conclusión de que las aeronaves vuelan tan naturalmente como las aves… y al mismo costo.  Son pocos los que han advertido que es carísimo construir, adquirir, importar, operar y mantener un avión, globo o helicóptero, cualquiera sea su tipo, tamaño, modelo, antigüedad o propósito.

Autor: Gustavo Marón

Abogado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Cuyo. Entre 2005 y 2015 se desempeñó como Coordinador del Departamento de Aeronáutica del Gobierno de Mendoza, a cargo de las operaciones aéreas de Modificación Artificial del Tiempo Atmosférico (Lucha Antigranizo). Desde 1998 se ha desempeñado como abogado asesor de diversas organizaciones aeronáuticas nacionales y extranjeras, entre ellas las empresas de explotación de Trabajo Aéreo Aerotec Argentina S.A., Aero Visión S.A., Air Andes Chile S.p.A., Ecocopter S.A y Helicopters.ar S.A, el Taller Aeronáutico de Reparaciones Air Andes S.R.L., los Aero Clubes San Rafael y San Martín; las fábricas de aviones Latinoamericana de Aviación S.A. (LAVIASA) y Fábrica Argentina de Aviones “Brigadier San Martín” S.A. (FADEASA); la Escuela de Instrucción y Perfeccionamiento Aeronáutico “Cuyana de Aviación”; y las organizaciones no gubernamentales la Asociación Argentina de Tecnología Espacial (AATE), Asociación Argentina de Globonáutica (AAA), Asociación Profesional de Despachantes de Aeronaves (APADA) y la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas (FEARCA). Como Historiador Aeronáutico, tiene publicadas más de 160 investigaciones en revistas especializadas del país y el extranjero, siendo colaborador permanente de Lima Victor, Historias y Noticias de la Aviación Civil Argentina.

Un comentario en “LA PUBLICIDAD AÉREA COMO AZOTE”

  1. Que interesante artículo Doctor Gustavo Marón en donde recalca el costo enorme que se invierte en El Don de Volar; desde hangar, aperos de mantenimieto,personal calificado tanto de tierra y abordo y éste estudio me trae a la memoria mi infancia en el pueblo NACAOME, Depto. de Valle, ubicado en el Golfo de Fonseca en donde solo se miraban volar aviones monomotores y de pistón para la fumigación aérea de algodoneras en el Sur y bananeras en el Norte del pais constituyendo estos aviones una diversión maravillosa nunca vista para los niños que corrian atrás de éstos los que no importandoles dejar caer el insecticida sobre Rios, quebradas, plantaciones de maíz y otras plantaciones de primera necesidad ; a ello se suman las acrobacías rasantes que sobre el pueblo realizaban quedando muchos de éstos quemados al chocar con los tendidos eléctricas, Ahora, bien sí la aviacón significa el desarrollo cientifico, económico, social, técnico y jurídico, también es cierto que es la causa de contaminación del medio ambiente.-En tal sentido me uno a las multiples felicitaciones por el contenido de éste artículo que tan acertadamente ha expuesto reflexiones cientificas sobre los altos costo que significa el mantener una industria de aviones dedicadas al trabajo aéreo .Gracias.-

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: